5-claves-elegir-mejor-packaging

5 claves que debes tener en cuenta a la hora de elegir el mejor packaging

5-claves-elegir-mejor-packaging

No solo es el envoltorio o la piel de un producto; el packaging envuelve ilusiones, anhelos y deseos cumplidos de muchas personas.

Es por ello, por lo que no puedes caer en el error de elegir cualquier tipo de packaging para tu producto.

El diseño del packaging es una pieza pilar en cualquier negocio que se tercie. Debes ser consciente de que cuando un cliente ve tu producto, lo primero que podrá ver y tocar será precisamente el packaging.

Esto le dará una primera impresión y es lo que le hará decidir si descubrir lo que contiene o buscar otro producto más apetecible a la vista.

¿Cómo elegir el mejor packaging?

Para que un packaging tenga éxito debe ser atractivo, informar del contenido de manera clara pero dejando la intriga y la curiosidad para averiguar qué habrá en su interior.

Si sigues estos 5 consejos no tendrás problema para elegir tu packaging ideal.

#1. Apuesta por los materiales reciclables

En la actualidad vivimos en un mundo que cada vez es más consciente de la importancia de darles una segunda vida a los materiales.

Si eliges materiales reciclables para tu packaging tendrás la ventaja de decir mucho sobre tu empresa sin decir absolutamente nada.

El cliente verá que tu empresa está comprometida con el medio ambiente y esto te hará ser visto como una empresa seria, comprometida y sobre todo, responsable.

#2. Logra una comunicación clara y concisa

Un envase no solo es un diseño. Un buen envase debe tener información y esta información debe ser comprensible para cualquier persona.

De ahí la importancia de elegir la frase correcta y concisa que diga de forma resumida todo lo que el producto puede ofrecer al cliente.

Eso, sin olvidar otros datos como la información nutricional o la fecha de caducidad, en caso de ser un alimento, o ingredientes, en caso de ser un producto cosmético.

Nunca dejes de lado la comunicación por tener un diseño original. A fin de cuentas, por muy bonito que sea el envase, si no nos informa de lo que vamos a conseguir comprándolo, no apostamos por él.

#3. Debes tener en cuenta tu público objetivo

Antes de elegir tu packaging ideal piensa: ¿A quién está dirigido el producto? No es lo mismo un producto elegido para el público infantil que un producto dirigido para una persona adulta. Y, por supuesto, el packaging tampoco es igual.

Elige tanto el diseño como el mensaje clave para cada tipo de público. Si te diriges al público infantil con un packaging sobrio posiblemente el producto no llame la atención de los más pequeños y quede apartado en el estante de la tienda por mucho tiempo.

Si, por el contrario, tu público objetivo es de avanzada edad, elegir un packaging que le traiga recuerdos de su niñez, con colores suaves y elementos de antaño, te dará la oportunidad de ser escogido entre la competencia.

#4. Aporta valor a tu packaging

Añadir valor a un envase sirve para que aún manteniendo su función principal, en este caso, proteger el producto, aporte algo más al cliente.

Aquí entra de lleno la creatividad del diseñador que debe considerar tanto los colores estrella del público objetivo como su función.

¿Te has fijado en que muchas cajas de golosinas infantiles llevan impresos juegos como crucigramas o sopas de letras? A esto precisamente es a lo que nos referimos con valor añadido. Dar más, por lo mismo. Obtener el producto y un añadido.

Y es este tipo de detalles los que acaban enamorando y llevando al cliente a querer comprar el producto y sobre todo, elegirlo por encima de la competencia.

#5. Ajusta el packaging al producto

En la actualidad es posible ajustar el packaging a la forma del producto. Y es que nada sabe peor que obtener un producto con un envase de mucho volumen para luego comprobar que el producto ocupa una décima parte del mismo.

Aquí entra en juego no solo la forma de diseñar un packaging atractivo sino también la de afianzar a un cliente.

Para ello, las etiquetas IML ofrecen tanto funcionalidad como diseño único.

Este tipo de etiquetas se adaptan fielmente a cualquier envase. Sea como sea su forma o color y además respetan el medio ambiente. ¡Un todo en uno!

Tampoco podemos olvidarnos de las etiquetas precortadas que te permitirán imprimir todo lo necesario y además te garantizarán que la etiqueta llegue en buen estado al cliente final.

Sin pérdidas, sin roturas.

 

En conclusión, si tienes un producto que quieres sacar al mercado o un producto ya conocido al que le quieres dar una segunda vida. Elegir el packaging acorde a las características y siempre de la mano de la innovación y la funcionalidad, te ayudará que su venta sea todo un éxito.

¿Necesitas que llevemos a cabo tus etiquetas IML garantizando la máxima calidad? Ponte en contacto con nosotros sin compromiso. 

Contacta
con nosotros

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt.

Otras noticias

Los más rápidos del mundo

Tiempo de entrega medio de
pedido de 10 días.

La tecnología más puntera

Siempre trabajamos con las
maquinas más nuevas.

Concienciados con el medioambiente

Siempre buscando alternativas y
formas de reciclaje sostenibles.